Por que elegir una ventana de PVC

Las ventanas de PVC son una clase muy generalizada frente a otras diseñadas con materiales más tradicionales y que han sido mucho más utilizados a lo largo de la historia. En este post repasamos sus principales ventajas y desventajas frente a las de otros tipos.

Aunque las ventanas de PVC son las más utilizadas en casi toda Europa, en España tienen una trayectoria mucho más corta que las de madera o aluminio. Sin embargo, hoy en día superan a las primeras y son las grandes competidoras de las segundas.

Ventajas de las ventanas de PVC

Entre las principales ventajas de las ventanas de PVC podemos destacar:

Sus excelentes propiedades aislantes y de seguridad. Las ventanas de PVC ofrecen el mejor aislamiento térmico y acústico debido a la naturaleza “no conductora” del plástico. Y esto se ve reflejado en ahorro energético y económico para nuestra vivienda.Poseen una larga vida útil, hasta unos 50 años.No necesitan mantenimiento. Basta con limpiarlas con un paño mojado y jabón o,  para que queden aún mejor, con un producto específico para perfiles de PVC. Esto es una gran ventaja frente a las ventanas de madera, que requieren de un constante y costoso mantenimiento.

Uno de los puntos clave para que se haya producido un gran incremento en la compra de ventanas de PVC es que se ha terminado con los falsos mitos que decían que el PVC no era ecológico. Las ventanas de PVC sí son respetuosas con el medio ambiente, ya que durante su elaboración no desprenden sustancias tóxicas, sus perfiles pueden reciclarse para producir otros nuevos y contribuyen a ahorrar energía. Además, marcas como SCHÜCO eliminaron los metales pesados -como el plomo- de su formulación hace ya muchos años.

Pero además de ésta, hay otras causas por las que en los últimos años ha aumentado mucho la demanda de este material en España: la subida del coste eléctrico, la mayor concienciación ecológica y las nuevas normativasde eficiencia energética. Y es que las ventanas de PVC cumplen de sobra con las exigencias de las normativas actuales como el Código Técnico (CTE). El aluminio, por ejemplo, con o sin rotura de puente térmico, no cumple en todas las zonas climáticas y, en aquéllas en las que cumple, precisa de vidrios de gran capacidad de aislamiento y de perfiles con grandes secciones.

En definitiva, las mejores ventanas para conseguir aislamiento térmico en tu hogar y ahorrar energía son por este orden: las de PVC, madera y aluminio con RPT.

Eso sí, recuerda que si quieres que tu ventana sea realmente buena, el perfil debe ir acompañado un buen vidrio y buenos herrajes y, por supuesto, ser instalada por un profesional acreditado, ya que una buena ventana mal instalada, es una mala ventana.